lunes, 12 de enero de 2009

Tecnología THX: Los viajes hiperespaciales

"Viajar por el hiperespacio no es dar un paseo por el campo, niño..."
- Han Solo -

En la saga Star Wars, se denomina hiperespacio al aspecto que presenta el universo cuando una nave espacial se desplaza por él a una velocidad superior a la de la luz.

Es un fenómeno aún no totalmente comprendido por los científicos, que lo definen como una dimensión paralela al espacio real, en la que cada punto y objeto está asociado a un único punto y objeto en el hiperespacio. Esto viene a concluir que puntos adyacentes en el espacio real son también adyacentes en el hiperespacio, y que un desplazamiento hacia el “Norte” en el hiperespacio implica dirigirse, de igual forma, al “Norte” en el espacio real.

FUNDAMENTOS DEL VIAJE HIPERESPACIAL

Los principios de la física relativista de Einstein establecen que cualquier cuerpo móvil incrementaría de forma exponencial su masa a medida que su velocidad se aproximara a la de la luz (c = 299793 km/s). Esta afirmación fundamental anula la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz, e incluso acercarse a ella, para cualquier objeto que viaje por el espacio real.

La tecnología de motores de hiperimpulso logra franquear esta barrera, permitiendo a cualquier nave viajar a velocidades varios múltiplos superiores a la de la luz, a través de esta dimensión paralela espacio-tiempo, en la que las normas de la relatividad no se aplican. Además, tanto la nave como los viajeros espaciales no sufren los efectos distorsionantes del tiempo y de la masa derivados de la relatividad, por lo que el tiempo de vuelo en un viaje por el hiperespacio es idéntico al transcurrido en el espacio real.


Nota: Las naves espaciales de Star Wars disponen de tres tipos de motores:
- Motor repulsor: empleando un campo magnético inverso, el vehículo es capaz de “levitar” contra la fuerza de atracción de la gravedad. Es empleado en despegues, aterrizajes y desplazamientos dentro de un planeta
- Motor de impulsión iónico: Utilizado cuando la nave se traslada por el espacio real, por ejemplo, dentro de un sistema. Es altamente radiactivo, quedando su uso prohibido dentro de la atmósfera de un planeta.
- Motor de hiperimpulsión: Se aplica para los saltos y viajes hiperespaciales, una vez que la nave ha abandonado el pozo gravitacional del planeta de partida y se han hecho los cálculos necesarios en la computadora de abordo.

HISTORIA DEL HIPERMOTOR

El Imperio Rakata fue la primera civilización galáctica que desarrolló el viaje interestelar unos 100,000 ABY, por medio de una antigua tecnología que hacía uso del Lado Oscuro de la Fuerza para viajar a través del hiperespacio.

Pero fue alrededor de 25,000 ABY, doscientos años después de la caída del Imperio Infinito, cuando corellianos y duros crearon la primera versión de hipermotor, basado en balizas de posición que más tarde se extendió por toda la galaxia.

La generalización de los hiperimpulsores catapultó los negocios a nivel galáctico. Las hiper-rutas comerciales acercaron multitud de mundos, proporcionando servicios y materias primas más baratas para los clientes, al mismo tiempo que garantizaban a cualquier piloto una cartografía actualizada, fiable y segura de los principales ejes de la galaxia.

También se tienen referencias de que en el Cúmulo de Tion, en el Borde Exterior, unos ingenieros lograron construir un hiperimpulsor que fusionaba la tecnología rakata con las hiper-balizas de posicionamiento. Esto les permitía viajar en un área definida por las coordenadas entre balizas, pero incrementaba la peligrosidad cuando la nave se alejaba de los radiofaros de la red.

Hacia 4,000 ABY las computadoras de hiper-navegación sustituyeron el uso de las balizas y los sensores de las estaciones espaciales, convirtiendo el viaje hiperespacial en un proceso automático y con mayor libertad a la hora de planear un itinerario entre dos puntos.


Prácticamente todas las naves cuentan actualmente con un hiperimpulsor, exceptuando algunos cazas espaciales (encargados de la defensa planetaria o de la protección de transportes de suministro) que requieren de una nave con hangar que los transporte en el salto, o necesitan de un anillo de hipervelocidad adicional. Después de todo, el hiperimpulsor cuesta créditos que encarecen mucho el producto final.

EL VIAJE POR EL HIPERESPACIO

Cualquier piloto afirmaría que el viaje hiperespacial es un proceso rutinario; más aún si se sigue una hiper-ruta comercial diariamente actualizada. Una vez que el curso es calculado y trazado por la computadora de navegación, el hipermotor puede ser activado por el piloto, una vez que la nave se haya alejado de los pozos gravitatorios del sistema donde se halle.


La aceleración producida en el salto es tan alta, que los pasajeros pueden contemplar como la luz emitida por las extrellas se extiende en líneas paralelas, respecto a punto central al que aparentemente se dirige la nave. Esta aceleración también puede ser observada desde el exterior del navío como un repentino alargamiento de la nave en la dirección de salto. seguido de la desaparición de la misma del espacio real. Por otra parte, la salida del hiperespacio es similar, teniendo el efecto visual contrario.

Los navegadores de vuelo, a diferencia de los sistemas guiados por balizas, pueden normalmente detectar a través de los sensores de la nave los enormes pozos gravitacionales durante el viaje hiperespacial, por lo que si uno de éstos no va ser esquivable, el hipermotor se detiene y se retorna al espacio real antes de que suceda un accidente.

Este principio de funcionamiento es empleado por los Cruceros de Interdicción para la captura de piratas y naves a la fuga. Estas naves proyectan varias “sombras gravitacionales”, impidiendo los saltos hiperespaciales locales, o provocando que las naves próximas que viajan por el hiperespacio, vuelvan al espacio real al detectar sus sensores un enorme objeto en su trayectoria.


En el hiperespacio, la visión del universo queda compactada a un túnel o agujero de gusano azulado, en el que la nave es completamente indetectable por los métodos normales de exploración y detección.

La única forma, por lo tanto, de seguir a una nave que ha saltado al hiperespacio es introduciéndose en su computadora de vuelo para tomar las coordenadas de salto (si el piloto no ha interferido las comunicaciones) o más complejo aún; detectando la firma radiactiva del motor de hiperimpulsión en el sistema de destino (si se cuenta con una gran flota diseminada por un área de susceptibles destinos respecto al sistema de origen).

PELIGROS REGISTRADOS

Las computadoras de navegación realizan cálculos extremadamente precisos, calculando a base de iteraciones las rutas hiperespaciales más breves y seguras, alejadas de pozos gravitacionales (planetas, astros y agujeros negros), supernovas y campos de asteroides.

Aunque al día pueden llegar a producirse miles de millones de saltos hiperespaciales, una pequeña proporción de éstos falla devolviendo la nave al espacio real. En ocasiones, el viaje simplemente se interrumpe en una región desconocida o a mitad de trayecto. En otros casos, la colisión contra un objeto no previsto como un asteroide o cometa en tránsito por el sistema puede acabar con la vida de toda la tripulación de la nave.

En cualquier caso, todos los pilotos viajan con una mínima protección de escudos delanteros que evitan que pequeñas partículas, motas de pintura o cualquier mínimo resto espacial dañe la nave a esas velocidades.

Otro de los peligros detectados es el rumor no confirmado del “hiper-éxtasis”, un tipo de locura que se suele dar en algunos pilotos, tras una observación prolongada del hiperespacio desde la cabina o la cubierta de la nave.

3 comentarios:

Mageos Dunnter dijo...

Hablando de viajes espaciales y naves, podríais poner una encuesta sobre naves preferidas en el hipotético caso de que podamos poseer una en el SWTOR.

Master Lauf Horn dijo...

Pues es una opción, sí.

A ver si los de Bioware destapan algo concreto sobre esto.

De momento sólo podemos suponer que tendremos cargueros tipo Halcón de Ébano, a través de los cuales viajar de un mundo a otro. A ver si es posible que haya también cazas espaciales para cada jugador.

Frost Raven dijo...

Mmmm es que sabemos que habrá unas 8 clases, unas atractivas por el tema de la Fuerza y las películas y otras mundanas y poco populares (Excepto cazarrecompensas).

Mientras tanto, de naves tenemos mucho silencio administrativo. Creo que será mejor que votemos y debatamos eso en www.swtor-esp.com, que hay una interfáz más cómoda para hacerlo.