miércoles, 28 de enero de 2009

Cinco días con Klaus

Hace varios días que estoy MIA en este blog y en internet. No es que haya abandonado el proyecto o me haya cansado de él, o todavía más probable, que haya cogido girlfriend aggro y haya sido castigado sin juguetes, no. !La culpa de todo la tiene Yoko Ono!... esto, ¡el Ciclón Klaus!

El viernes pasado golpeo las costas gallegas con la sutileza de un estornudo divino y en cero coma la luz se había ido. La noche no fue especialmente traumatizante viviendo en primera línea de costa, excepto por un par de detalles: Una de las puertas de mi casa cedió ante la fuerza del viento y tuvimos que salir a atarla en plan "la Tormenta Perfecta", porque sinó sus bamboleos desconcharían la pared. Y por último, mi favorito, que el invernadero de mi viejo salió volando cual casa de Dorothy en Kansas, y eso que le habíamos puesto 3 cordajes en varios puntos.

A la mañana siguiente la electricidad no había vuelto, supongo que lo habréis visto en los telediarios. Fuimos a dar una vuelta en coche por las pistas forestales y chavales... parecía que Godzilla había tenido un menage-a-trois con el Dinozord-Dinomamut. Los bosques de eucaliptos, un árbol que no se destaca por sus raices o la calidad de su madera, habían quedado owneados. La mayoría estaban en un ángulo de 45º, eso cuando no habían cedido totalmente y habían sido desbrozados, cayendo sobre los postes de la luz, el teléfono o las casas. Tengo que admitir, que como fan de las pelis de desastres, me lo estaba pasando teta viendo destrucción sin sentido. Tiene algo de artístico XDDD

No me lo he pasado tan bien estos últimos días. Sin luz no hay calefacción, ni agua caliente para ducharnos, ni por supuesto, ordenador e internet. Reparar veinte kilómetros de tendido eléctrico violado por cientos de árboles puede saturar a cualquiera, hay que admitirlo y Unión Fenosa creo que hizo lo que pudo dadas las circunstancias.

Pues na, esa es mi historia y parece que el generador que temporalmente nos han puesto para darnos la Energía Eléctrica, esa fuerza que nos une y mantiene unidos con el resto de la humanidad, ha vuelto a mi viejo P4. Ya he revisado el update de la semana pasada (está mas abajo de estas noticias) y en breves haré el diálogo de sordos que os debo. ¡Así que no bajeis la guardia, el blog continuará! Yo me aseguraré de ello, aunque lleguen vientos dignos de un sólo de Satriani.

2 comentarios:

Mageos Dunnter dijo...

Bueno, cancelamos entonces el equipo de rescate que habíamos montado entre una colegiala quinceañera vestida de animadora, un ex-combatiente duro como el acero pero con un pasado marcado por el dolor, un representante de alguna minoría étnica y yo.

P.D: no, no te la voy a presentar de todas maneras XD

Frost Raven dijo...

¡Cachis! ¡Ya me estaba poniendo mi uniforme nerd (camisa de franela con una t-shirt de Manowar, gafas de culo de vaso, vaqueros "astrosos" y mochila llena de pins) para impresionarla!